Según dio a conocer el alguacil del Condado de Butte, Kory Honea, los cuerpos de 5 personas fueron encontrados en sus casas incendiadas y que el sexto fue ubicado en el vehículo, en el día de ayer, aumentado la cifra a 31 muertos.

También comentó que más de 200 personas continúan desaparecidas. Al norte de California, el incendio Camp dejó al menos 29 muertos, desde el día jueves que comenzó, hasta el día de ayer.

En el sur, al menos dos personas murieron con la conflagración de Woolsey que amenazaba la comunidad de Malibú, cerca de Los Ángeles.

“Estamos entrando en una nueva normalidad. La tasa de propagación es exponencialmente más alta de lo que solía ser”, aseguró el jefe de bomberos del Condado de Ventura, Mark Lorenzen.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.