Ed Vulliamy, colaborador del diario británico The Guardian, se preguntó el fin de semana si Emma Coronel, ex reina de belleza, es en realidad la devota esposa del capo mexicano Joaquín el Chapo Guzmán que asiste a cada una de las audiencias del presunto líder del Cártel de Sinaloa, o si solo es una distracción alcanzada por su enorme popularidad gracias a su cuenta de Instagram.

Desde el inició del llamado juicio del siglo contra Guzmán Loera en noviembre pasado, la presencia de la mexicana-estadounidense en la corte de Brooklyn es notoria. Los retratistas la han plasmado en los banquillos de la sala, los reporteros gráficos se arremolinan a su alrededor cuando la ven llegar y solo basta entrar a la cuenta de Coronel para encontrar alguna fotografía donde se le ve posar con un fan o algún pensamiento dedicado a su esposo.

Pero algo pasó este lunes 17 de diciembre: Emma Coronel faltó a la cita en Nueva York.

"Su ausencia en el tribunal el lunes pareció ser una sorpresa incluso para su supuesto marido, quien pasó gran parte del proceso buscando nerviosamente a su esposa en la habitación", reportó el diario New York Post.

Una fuente familiarizada con los hábitos de la esposa dijo que no tenían idea de dónde estaba, pero confirmó que todavía estaba en Nueva York, agregó el periódico.

"¿Estas personas que cubren el juicio realmente creen en la hermosa historia de amor entre el Chapo y Emma?", cuestiona Anabel Hernández en el texto de Vulliamy para The Guardian"Vamos. Ella es una distracción, y eso en sí mismo es importante para el Chapo y los abogados", agregó la periodista mexicana.

De ahí que la ausencia de Coronel se haya vuelto notoria.

A finales de noviembre fue expulsada brevemente de la corte cuando se le encontró en posesión de un teléfono celular, objeto "no autorizado" y de posible "contacto inadmisible" con Guzmán dentro de las instalaciones donde se le juzga.

Más la entrevista con la cadena hispana Telemundo, en la que dijo que esposo era un hombre "humilde". "Todo el mundo lo está viendo como que ya es culpable", pero "él ahorita está como acusado", "hay que esperar" al veredicto, y sobre los testimonios de los testigos del caso: "van a decir cualquier cosa para tener algún beneficio".

Coronel también explicó que acude a todas las audiencias de su marido porque es lo que "haría cualquier esposa, estar con su esposo en momentos difíciles".

Salvo el lunes cuando faltó a la cita.