Hoy se cumplen 45 años desde que José Alfredo Jiménez nos abandonó. Es uno de los cantantes del género ranchero más icónico  del país, es un pilar indiscutible de la música tradicional mexicana.

Fue un 23 de noviembre de 1973 cuando una cirrosis hepática lo arrancó de este “mundo raro”, pero dejó un legado que aún con el paso de los años no se deja de escuchar y sigue rebasando incluso las barreras de la edad y la tecnología.