Acapulco, Guerrero –

El día que se realizó el sorteo para conocer el draw del Abierto Mexicano de Tenis, Renata Zarazúa y Kristyna Pliskova estaban sentadas una junto a la otra, en contraste con los 176 lugares que las distanciaban en el ranking de la WTA.

Pero a la mexicana, número 253 del ranking, poco le importó la brecha entre ambas y salió victoriosa en su debut en Acapulco por marcador de 6-3 y 6-4, en el que fue el primer triunfo en seis años de una tenista local en el AMT.

“¡México, México!”, retumbaba en las gradas del Grand Stand Caliente, un envión anímico para la local. “¡Tú puedes, Renata, vamos!”, se alcanzaba a escuchar desde algunas zonas del estadio.

La joven de 20 años se impuso en una hora 18 minutos ante la checa, número 77 del planeta, en gran parte, gracias a su 70% de efectividad en el primer servicio.

“El año pasado me quedé con ganas de volver a competir e intentar ganar. Desde mi pretemporada quise ganar aquí, pero no estoy satisfecha, quiero seguir y ganar la siguiente ronda”, apuntó la primera mexicana en lograr un triunfo desde que el AMT se juega en superficie dura.

Ximena Hermoso había sido la última azteca en conseguir una victoria en el Abierto de Acapulco, luego de que lo lograra en 2012. Previamente, Melissa Torres llegó hasta los cuartos de final en 2007.

“Las mexicanas estamos en el nivel, nos faltan detalles pero podemos mejorar, la mentalidad debe ser de creer que podemos ganar este tipo de partidos”, afirmó conmovida tras su histórica victoria.

Daria Gavrilova, número 26 del mundo y tercera sembrada en el torneo, será la rival de Renata en la siguiente ronda.

“La estrategia será distinta, Gavrilova es más completa, tendré que estar sólida de ambos lados y dar lo mejor de mí. Mi familia, por supuesto, fue un apoyo más, me sentí muy contenta de jugar aquí y que vinieran a verme”, finalizó.