ANUNCIO

Celaya, Gto. 30 de septiembre de 2020.- La Fiscalía General del Estado obtuvo una sentencia de 28 años y 7 meses de prisión en contra de Gilberto “N”, quien en abril de 2019, bajo la figura de la complicidad correspectiva, cometió los delitos de homicidio calificado en agravio de Francisco “N”, Juez Calificador de turno y Marco Antonio “N”, civil ingresado a barandilla por robo de vehículo.

 

HECHOS.-

 

El 18 de abril de 2019, la Fiscalía General del Estado recibió un reporte de que un grupo armado ingresó a las instalaciones de barandilla de la Policía Preventiva en Cepol Norte en esta ciudad. En el interior de una celda se localizó el cuerpo de Marco Antonio “N” quien se encontraba a disposición como presunto responsable de por robo de vehículo y daños y en una clínica privada perdió la vida Francisco “N”, juez calificador de turno, quien fue lesionado en las instalaciones policiacas donde se encontraba laborando.

 

El acusado Gilberto “N”, junto con otros hombres armados, ingresó la tarde del 18 de abril a las instalaciones de la dirección de Seguridad Pública en avenida Ignacio Borunda en la colonia Industrial, en dos vehículos de motor, y una vez en el área de barandilla sustraen del interior a una persona de sexo masculino quien se encontraba detenido.

ANUNCIO

 

Antes, realizaron disparos de arma de fuego en contra de otro masculino de nombre Marco Antonio “N” que se encontraba en calidad de detenido, a quien privaron de la vida. Asimismo realizaron detonaciones en contra del Juez Calificador quien se encontraba de turno, quien resultó con lesiones que le ocasionaron la muerte en el hospital donde fue atendido.

 

Tras realizar su conducta delictiva, los agresores huyen en los vehículos en los que ingresaron, para lo cual el imputado abordó la camioneta, y en la parte de la caja se llevaron al detenido extraído de las instalaciones policiales.

 

RESULTADO.-

 

Al seguimiento del proceso penal iniciado en contra de Gilberto “N”, detenido por esos hechos se llegó a la conclusión en donde se presentaron alegatos de apertura, desahogo de pruebas y alegatos de clausura, para que al final, el Juez emitió su fallo, y fijó audiencia para la individualización de la pena.

 

El imputado fue sentenciado a pena privativa de libertad por 28 años y 7 meses, así como al pago por reparación del daño por concepto de indemnización en término de las Ley Federal del Trabajo, más pago de gastos funerarios, tratamiento psicológico para familiares de las víctimas y pago por concepto de daño moral.