Chispitas de lenguaje

Enrique R. Soriano Valencia

Gerundio en inglés y español

El gerundio es uno de las figuras gramaticales menos comprendidas en nuestro idioma. Incluso, entre correctores de estilo, se prefiere evitar su uso. Eso debido a que la mayoría de los casos está mal aplicado. En particular, quiero referirme a la influencia que esa figura en inglés ha tenido en español. Me refiero a que en ambos idiomas existe, pero sus usos varían, acorde a la gramática de cada idioma. Eso es normal porque cada pueblo moldea su lengua acorde a sus usos y costumbre. Evidentemente, la visión, cultura e idiosincrasia sajona es diferente a la latina.

Por principio, el gerundio en español se construye con las terminaciones –ando/–endo (hay quienes incluyen –yendo, pero ya se encuentra contemplada en la segunda opción). En inglés, en tanto, se hace mediante la terminación –ing. La primera gran diferencia es que en español la gramática no lo considera un verbo, sino un verboide; en inglés es una modalidad verbal. Esa clasificación en español se debe a que no refleja persona gramatical ejecutante de la acción (no personal), ni tampoco momento de la acción (depende de otro verbo en la oración, ese otro definirá persona y momento de su ejecución). Es decir, el gerundio en español no tiene tiempo.

En inglés, formar los tiempos llamados progresivos / continuo (pasado, presente o futuro). Sin embargo, en español la clasificación es diferente: con los verbos ser y estar (en cualquiera de sus tiempos) se crea un modo de hablar que se clasifica como voz progresiva (en español tenemos voces activa, pasiva y progresiva). Al igual que en español, refleja una idea que se desarrolla en un lapso extenso. Esto es, si se enuncia: «Mi hermano está cocinando» se comprende que es una acción que arranca desde un pasado más o menos lejano al momento de enunciar y que terminará en un futuro aún no determinado. Es decir es un periodo amplio. Por ellos se llama progresivo porque se desarrolla y mantiene en progreso, la acción no se detiene.

ANUNCIO

Además de la anterior, en inglés tiene otra forma de conceptuarse el gerundio: como objeto que recibe la acción de alguien, pero al mismo tiempo como sujeto en una oración. Se dice: “Cooking is his passion”, que se traduciría como: «Cocinar es su pasión». En español ya no recurrimos al gerundio; el verbo fue presentado como un sustantivo (que parece infinitivo, pero al que podemos agregar un artículo antes y se comprende que es un concepto, el cocinar), que recibe la pasión de quien realiza esa acción.

Por lo tanto, el gerundio, aunque sea equivalente, no tiene el mismo uso.

En especial hay traducciones que han influido mucho el español y son inapropiadas en nuestro idioma. Por ejemplo: «El avión se estrelló esta mañana, siendo encontrados sus restos tres kilómetros a la redonda». Esto en inglés sí tiene sentido; pero en español, no. En nuestro lengua, el gerundio no puede reflejar un tiempo posterior al otro verbo enunciado (en este caso, estrelló). En español debe enunciarse así: «Esta mañana se estrelló un avión, sus restos fueron encontrados tres kilómetros a la redonda». Son dos oraciones simples unidas por la coma (sustituible por punto), donde cada una tiene su propio tiempo.

Como no todos los redactores (particularmente de textos del sector público) saben distinguir las distintas voces (y en este último ejemplo, la segunda oración es pasiva), recomiendo hacer oraciones independientes: «Un avió se estrelló esta mañana. Los restos de la aeronave se hallaron en un radio de tres kilómetros del lugar del accidente». Es un modelo más efectivo y preciso que evita el gerundio.

El inglés no debe influir en el estilo de hablar el español.