Según Milenio, los dos hombres desayunaban y portaban caja de regalo de la cual sacaron armas, entre ellas un AK-47, para asaltar y herir a los dos custodios de la empresa de transporte de valores Panamericana.

El robo ocurrió en el Santander de la Plaza Diamante en Acapulco, donde los custodios llevaban un millón de pesos para depositarlo en los cajeros.

Los testigos vieron a los dos presuntos asaltantes cuando traían la caja de regalo, de dónde sacaron el “cuerno de chivo” con el que hirieron a los uniformados.

Los custodios terminaron con lesiones para las cuales les dieron atención médica.

Ministeriales llegaron a la escena, confirmaron los hechos y el monto robado, para luego escapar.

Elementos de Gendarmería y la Policía Turística llegaron también para comenzar los operativos de seguridad.