México, 2 de Septiembre del 2019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador inició su discurso asegurando que la separación de poderes caracteriza a su administración.

Ya es un hecho, por ejemplo, la separación del poder económico del político. El Gobierno actual representa a todos los ricos y pobres, a creyentes y libres pensadores, así como a todas las mexicanas y mexicanos. El Poder Ejecutivo ya no interviene, como era costumbre, en las determinaciones del Poder Legislativo ni del Judicial.” Andrés Manuel López Obrador, presidente de México.

En el patio de honor de Palacio Nacional resumió la filosofía de su administración.

La esencia de nuestra propuesta económica consiste en convertir la honestidad y la austeridad en forma de vida y de Gobierno. Si me piden que exprese en una frase cuál es el plan del nuevo Gobierno, respondo: acabar con la corrupción y con la impunidad”.

En materia de combate a la corrupción, ejemplificó la reducción en 94% en el delito de robo de combustible.

Pero también recordó que en otros sexenios 108 grandes contribuyentes se beneficiaron con la condonación de 213 mil millones de pesos.

Tenemos que aplicar la ley por parejo, ni huachicol arriba, ni huachicol abajo”.

En materia económica, el presidente dijo que de diciembre de 2018 a julio de 2019 las reservas internacionales crecieron en 54 mil 200 millones de dólares; que en julio el índice de confianza del consumidor se ubicó en 104 puntos, que en nueve meses de su Gobierno la bolsa de valores aumentó en 2% y que la recaudación de impuestos creció 2.6%.

Reconoció que hay poco crecimiento, pero también advirtió que parámetros tecnocráticos no tienen cabida en su gobierno.

Hacer a un lado poco a poco, desechar la obsesión tecnocrática de medir todo en función del simple crecimiento económico. Nosotros consideramos que lo fundamental no es lo cuantitativo sino la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza”.

La economía está creciendo poco, es cierto, pero no hay recesión y además hoy es menos injusta la distribución”.

López Obrador hizo un alto en el camino al recordar que en la primera mitad de 2019 los migrantes mexicanos enviaron al país 16 mil 845 millones de dólares en remesas.

Las remesas son la principal fuente de ingresos de México. Aquí sí yo lo promuevo, un aplauso a nuestros migrantes”.

Defendió la cancelación del proyecto del aeropuerto en los terrenos de Texcoco.

Afortunadamente ya se liquidaron los bonos y todos los contratos pendientes con las empresas, ya terminamos con el compromiso de que no íbamos a quedar a deber absolutamente nada en el caso de esta obra iniciada”.

Y aseveró que por primera vez en 14 años, se detuvo la caída en la producción petrolera.

En diciembre contaremos con 50 mil barriles diarios adicionales, y va a empezar la recuperación en la producción petrolera nacional”.

En el terreno energético reconoció a empresarios por poner delante el interés de la nación en la renegociación de contratos de gasoductos.

Agradezco la colaboración de Carlos Slim, presidente del Grupo Carso, y la importante intermediación de Carlos Salazar y Antonio del Valle, representantes del Consejo Coordinador Empresarial y del Consejo Mexicano de Negocios”.

En la recta final del mensaje de una hora 35 minutos, señaló que hay un cambio para atender la inseguridad.

Se terminó la guerra de exterminio contra la llamada delincuencia organizada. El Estado ha dejado de ser el principal violador de los derechos humanos”.

Aunque aceptó que terminar con la violencia es su principal desafío.

No son buenos los resultados en cuanto a la disminución de la incidencia delictiva en el país. Yo soy un hombre de desafíos, de retos y soy perseverante, y por eso puedo decir que estoy seguro que vamos a lograr serenar al país, se va a pacificar México. Eso es un compromiso”.

Ya casi para concluir su mensaje, el presidente de la República aseguró que los conservadores están moralmente derrotados.

Porque no han tenido oportunidad de establecer un paralelo entre la nueva realidad y el último periodo neoliberal, caracterizado por la prostitución y el oprobio, que se ha convertido en una de las épocas más vergonzosas en la historia de México”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que mantiene el optimismo.

Afortunadamente, mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación, y están contentos. Los empresarios están cooperando con mayor compromiso social, invierten, crean empleos, aceptan utilidades razonables y pagan sus contribuciones”.

El ejecutivo federal consideró este mensaje con motivo del informe de Gobierno como el tercero, pues tomó en cuenta el presentado al cumplir sus primeros cien días como presidente y el del pasado 1 de julio, a un año de su triunfo en las urnas.