El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que se llevará el internet a todo el país, por lo que se tienen dos opciones para cumplir con ese compromiso.

El primero es otorgar una concesión de las líneas de la Comisión Federal de Electricidad. Señaló que se tienen 50 mil kilómetros de fibra óptica y una empresa puede dar servicio en donde no hay comunicación.

Sin embargo como hay lucro, las empresas se concentran en las ciudades y por eso en el 75% del territorio no hay comunicación.

La empresa que obtenga la concesión, tendrá que instalar lo que llaman la “última milla”, para llegar a los domicilios y que además pueda cobrar por el servicio, mientras que el gobierno, en contraprestación, tendrá que asegurarse el mantenimiento de la red y sobre todo que se garantice internet gratuito en plazas públicas, escuelas y hospitales y centros integradores de servicios.

Si la convocatorio de la concesión no tiene éxito, se hará un organismo del estado mexicano para garantizar la comunicación, porque si logran comunicar a todo el país con internet, será un avance importantisimo, “toda una revolución”, enfatizó el presidente.