México, 11 de noviembre del 2019.- Marcelo Ebrard, el secretario de Relaciones Exteriores, afirmó que lo sucedido este fin de semana en Bolivia, es considerado como “un golpe”.

“El presidente Evo Morales resolvió presentar su renuncia para evitar una guerra civil. Por consiguiente es un golpe”, afirmó el canciller durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Señaló que, en consecuencia, la postura de México es reivindicar y demandar el respeto al orden constitucional en ese país. 

Acusó a la OEA de guardar silencio ante la renuncia de Evo Morales, por lo que convocará a una reunión urgente para fijar postura. 

Ebrard Casaubón dijo que en Bolivia se vive un caso no previsto en la Constitución ante la renuncia del presidente y vicepresidente.

“México no vería con buenos ojos un gobierno que no emane de un proceso democrático“, agregó.

Confirmó que hasta el momento no hay ataques a la residencia oficial mexicana en La Paz, Bolivia, aunque la SRE se mantiene en alerta. 

Detalló que más de 20 funcionarios del gobierno de Evo Morales han solicitado asilo en México y añadió que estarán muy pendientes de los hechos y el tipo del gobierno que se configura. 

Afirmó que el principio de no intervención en política exterior en la crisis boliviana significa reconocer el gobierno electo democráticamente, misma que, asegura, pertenece a Evo Morales.

“No aceptaremos otro gobierno que no surja de la voluntad popular”, dijo.

Con información de López-Dóriga Digital