Hoy 6 de enero la capital de Estados Unidos se vio acechada por los seguidores de Donald Trump. En un intento por evitar que el congreso ratificará a Joe Biden como presidente electo, el todavía primer mandatario, llamó a sus seguidores a seguir luchando para que se desconocieran los resultados electorales del 3 de noviembre pasado. Para especialistas e investigadores de E.U. A. la verdadera razón de este llamado desesperado de Trump era evitar que la mayoría demócrata se alzará en el senado porque esto significaría qué Kamala Harris, ahora vicepresidente electa, pudiera ser la voz que desempate en las decisiones que se lleguen a generar en la cámara de representantes de aquel país. Trump quería evitar a toda costa que los demócratas ganaran los dos escaños que estaban en juego aún. Es por esto que se generó una situación de violencia. Algunos seguidores de Trump tomaron por asalto las oficinas de varios representantes demócratas entre ellas de la dirigente del partido en el congreso e incluso se enfrentaron a golpes con los guardias y la policía de Washington DC. Joe Biden tuvo que llamar a Donald Trumpa, través de un discurso, a que mantuviera la paz y a que no hiciera de este evento una fecha fatídica para Estados Unidos. Al final y después de que la alcaldesa de Washington DC decidiera decretar un toque de queda de 18 horas , Trump hizo un llamado a sus seguidores para que regresaran a sus casas en paz, no sin antes seguir insistiendo en que las elecciones habían sido un fraude. De esta manera lo que hoy queda como un hecho bochornoso pudo haber pasado a la historia según algunos medios informativos, como una fecha fatídica para el pueblo de los Estados Unidos.