Informes iniciales de medios locales indicaron que los fuertes vientos causaron daños a edificios públicos y residenciales con inundaciones en las zonas bajas de La Habana y las provincias de Pinar del Río, Artemisa y Mayabeque, según lo dio a conocer el gobierno.

En el comunicado el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dijo en Twitter que al menos 3 personas habían muerto y otras 172 resultaron heridas por el tornado.

Ante la situación la Defensa Civil del país pidió que las personas permanezcan en el interior de sus casas durante las horas de la noche.

El Instituto de Meteorología de Cuba evaluará el alcance de los daños y la intensidad de la tormenta en las próximas horas, dijo el comunicado del gobierno.