Celaya, 25 de julio del 2019.- De no aumentarse el costo del pasaje, los usuarios serían los principales afectados, pues no podrían verse cristalizadas algunas de las mejoras que son necesarias en la prestación del servicio público del transporte, como la renovación de camiones.

Así lo consideró el director de Movilidad y Transporte, Trinidad Martínez Soto, quien refirió que, de tal manera, el incremento que se decida por parte de los miembros del Ayuntamiento, en quienes está la decisión, estaría justificado, pues “de alguna forma tienes que equilibrar la prestación del servicio”, entre lo económico y lo social.
“No se trata de no aumentar, se trata de mejorar y lo que va a hacer el Ayuntamiento precisamente analizar cuáles son las condicionantes que van a garantizar esa mejora”, expuso.

De acuerdo al estudio que realizó su área, se propone un incremento de 1 peso en la tarifa general y centavos en la tarifa de prepago, a diferencia de la petición de los transportistas quienes solicitan el aumento de dos pesos en la tarifa general.

Sobre si se descartaría el aumento al disminuir el número de vehículos que presten el servicio y eliminar aquellos que se encuentran fuera de uso, sobre los que dijo que son aproximadamente 120, Martínez Soto señaló que ello afectaría a los usuarios.

“No podemos ver el lado social o económico en el solo hecho de aumento o no aumento, porque es necesaria la prestación del servicio, yo creo que afectar la prestación del servicio afectaríamos a la sociedad; si viajas en una ruta que pasa cada 6 minutos y para aminorar el costo y no incrementarlo abrimos las frecuencias a 10 no sé qué tan benéfico sea para el usuario”.