Celaya, Gto. A domingo 24 de mayo del 2020 (Luis Gómez)- El obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamin Castillo Plascencia, señaló que, a pesar de que proyectaban empezar los procesos de apertura de los templos a mediados de junio, no podrá ser así.

Dijo que permitir el ingreso de la feligresía a los templos, no sería responsable cuando los casos de contagios y defunciones por coronavirus en la entidad continúan en ascenso.

El prelado comentó que, esta decisión se tomó a pesar de que las finanzas de las parroquias se han visto fuertemente afectadas, pues, con la falta de fieles, también han faltado las limosnas con las que se sostienen.

El prelado indicó que se ha complicado, sobre todo, el pago de los salarios de sacerdotes y la gente que trabaja para los templos, sin embargo, pidió paciencia y priorizar la salud de los fieles.

En entrevista dominical, Castillo Plascencia señaló que “también le digo a los padres que están desesperados, cuándo, todavía no, no seríamos responsables abriendo, aunque pongamos todas las medidas”.

Agregó que “yo quiero que entiendan que la iglesia está pasando por situación difícil, no hay limosnas, la iglesia vive de limosnas, mucha gente no da y está viviendo tiempos difíciles, nos está pidiendo Dios una iglesia más pobre entonces, mi exhortación para los padres es que sigamos cuidando a nuestra gente, sigamos insistiendo en que se tienen que salir por necesidad y de veras hay mucha gente, pobrecita no sé cómo va a comer, va a tener que salir, pero que salga cuidándose”.

Expuso que han logrado subsistir gracias a reservas económicas y las misas que la feligresía continúa pagando, aunque aseguró que no es suficiente.

“Pues con reservas que ya ha tenido la parroquia, a lo mejor, con algunas intenciones o misas que mandan decir pero tampoco es capaz para sostener el salario de los sacerdotes, igualmente el salario de la gente que trabaja porque se han mantenido, mucha gente desde luego, sirven gratuitamente, pero no en este tiempo”, agregó.