Celaya, Gto. A jueves 30 de julio del 2020 (Luis Gómez)- Aunque el obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, reconoció que la Iglesia se ha visto fuertemente afectada en sus finanzas durante el periodo de contingencia por el coronavirus, aseveró que mientras no sea seguro para la feligresía, los templos no serán reabiertos.

Y es que señaló que además de no percibir ingresos por las limosnas, la falta de realización de celebraciones eucarísticas como bodas, quince años, bautizos y primeras comuniones, también les ha impactado negativamente.
De hecho, dijo, han tenido que recurrir a la venta de algunos bienes, como lo son los vehículos de los mismos sacerdotes.

ANUNCIO

Expuso que “está costando, muchos han tenido que enajenar cosas para subsistir como los carros y yo les dije, bueno, pues para eso son los bienes para solventar los gastos de las malas y ya habrá tiempo de que repongan, ahorita es cuestión de que aguantemos y no ha faltado gente generosa, me he dado cuenta que a algunos (sacerdotes) les lleva la gente y les lleva para que le den a más gente entonces la gente es muy generosa, comparte de lo poco que tiene”.

Añadió que no sería responsable abrir en este momento cuando el semáforo de reactivación de sectores, se mantiene en rojo, reflejo de que tanto los contagios como las defunciones por covid19 continúan en ascenso.

Por ello, dijo, no hay una fecha estipulada para reabrir los templos, aunque dijo que en gran medida dependerá de que la ciudadanía adopte responsablemente la implementación de las medidas de sanidad estipuladas por las autoridades.