Celaya, Gto. A domingo 02 de agosto del 2020 (Luis Gómez)- El Obispo de la Diócesis de Celaya, Benjamin Castillo Plascencia consideró que la detención de “El Marro”, no será el final de la violencia en Guanajuato, mientras no se tomen acciones contra el otro grupo criminal que tiene presencia en la entidad.

Para el prelado, la seguridad, sigue siendo una deuda de todos los niveles de gobierno.

Se trata de un “buen paso”, admitió Castillo Plascencia, al esperar que ningún otro personaje tome el mando de la organización criminal con orígenes en la comunidad de Santa Rosa de Lima, en Villagrán.

Para el Obispo, aún falta tomar evitar la operatividad del CJNG a quienes se les atribuye parte de los crímenes que se han registrado en Guanajuato.

ANUNCIO

En entrevista dominical, Castillo Plascencia afirmó que “saben que (la violencia) no se va a acabar con eso, lo que tenía que pasar pasó, ya lo hemos comentado varías veces; pero llegó el momento de que le pidan cuentas”.

Agregó que “felicito a las autoridades pero eso no va a ser el final, seguimos, ojalá que nadie tome el relevo, desde luego queda el otro grupo más fuerte, no creo que todos estos crímenes sean de este grupo sino de este otro más grande también”.

Llamó a la participación social para recuperar la paz, ya que dijo, no será tarea fácil.

“Una familia destruida, destruye a la sociedad, la familia construye a la sociedad, si son familias unidas habrá una sociedad unida, si no, no”, indicó.

Concluyó afirmando que “nos alegramos no por el mal que le suceda a este señor (el Marro), nos alegramos porque ojalá sea menos el mal que haya en nuestra sociedad”.