Celaya, Gto. A lunes 19 de octubre del 2020 (CelayaNews)- En tan solo 4 meses, coincidentes con el periodo de contingencia por el coronavirus, se registró un aumento considerable en el número de menores de edad realizando actividades laborales en la vía pública, principalmente en los cruceros de la ciudad.

De acuerdo a los diagnósticos realizados por la Coordinación de Acciones a Favor de la Infancia (CAFI), del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de Celaya, a inicios del 2020 se contabilizaron 25 niñas, niños y adolescentes trabajando en la calle, cifra que para agosto prácticamente se cuadriplicó.

Éstos, con un promedio de edad de entre los 6 y 11 años, de los cuales 7 correspondían al sexo masculino y 18 al sexo femenino.

También, se detectaron 82 adultos realizando actividades diversas en cruceros, de los cuales 56 corresponden a adultos jóvenes y 26 adultos mayores.

Durante marzo y abril, los números se mantuvieron, aunque finalmente en mayo, la cifra de niñas niños y adolescentes se incrementó de 25 a 39 casos, de los cuales 21 correspondió a niñas y 18 niños.

ANUNCIO

Para junio, nuevamente se apreció un incremento de 39 a 46 casos, de estos se trató de 28 niñas y 18 niños; durante julio se tuvo un nuevo incremento de 46 a 78 casos, en los que se detectó a 49 niñas, y 29 niños.

Por último, en agosto se tuvo conocimiento de 94 casos, en los que se encuentran concentrados 51 niñas y 43 niños.

Los menores realizan actividades de mendicidad o como acompañante de los adultos. De la misma forma, se detectó que los adultos pueden llegar acompañados de un niño o niña, sin embargo, la cifra es variable, ya que en ocasiones se logró apreciar la presencia de hasta tres niñas, niños y adolescentes, en compañía de un adulto realizando actividades en vía pública.

Se informó que DIF Celaya implementa una campaña permanente contra la explotación infantil con trabajos para generar conciencia entre la ciudadanía, así como entre los mismos adultos detectados en compañía de menores realizando actividades laborales, sobre los riesgos psicosociales, así como de salud que representa el que menores de edad se encuentren en la vía púbica, sobre todo en el periodo de contingencia, además de que se les hace saber que estas actividades son catalogadas como actos de explotación infantil, con lo que se vulneran los derechos que se deben cumplir para garantizar calidad de vida y una niñez saludable entre los menores de edad.