Celaya, Gto. A jueves 02 de abril del 2020 (Luis Gómez)- Al hacer un llamado a la conciencia de la población y de los propietarios de comercios, la directora de Fiscalización, María Azucena Arredondo Mendoza, informó que no se tiene prevista ninguna sanción para quienes incumplan con los horarios y cierres establecidos por la autoridad municipal, ante la contingencia por el COVID19.

En entrevista telefónica, la funcionaria comentó que tras las determinaciones informadas este miércoles, sobre cierres de clubes deportivos, balnearios y gimnasios, así como los horarios de función de diversos establecimientos, ningún negocio ha mostrado resistencia, pues defendió en repetidas ocasiones que se trata de un tema que se desarrolló en consenso con los dueños de las negociaciones de diferentes giros y comerciantes.

Sostuvo que previo al lanzamiento del comunicado oficial, se realizaron reuniones con empresarios y comerciantes y que fueron ellos mismos quienes propusieron las medidas por voluntad propia y en conciencia de la crisis sanitaria actual.

“Ahorita la cuestión de llevar a cabo alguna sanción no se está manejando porque fue consensado con los mismos restauranteros, mercados, tianguistas a efecto de poder dar un buen servicio a corto tiempo, no puedo manejar ahorita alguna situación de sanción porque fue consensado y es una invitación a manejar esos horarios, ahorita no hay ninguna medida coercitiva porque es a conciencia de cada persona, estamos los del gremio tratando de concientizar también a la población, es más una invitación de ese lado de que ellos son los que ya acordaron los horarios junto con el Municipio para salvaguardar la vida de las personas, no es impositivo, no es coercitivo, es una invitación manejar esos horarios por eso es que no estaríamos manejando medidas de sanciones porque todo fue consensado”, expuso.

Arredondo Mendoza, agregó que en los rondines que han realizado los inspectores de Fiscalización a la postre del comunicado oficial, detectaron que todos los negocios han cumplido con las disposiciones, sin resistencia y que han aprovechado los tiempos posteriores al cierre para hacer actividades administrativas como inventarios, cierres de cuentas o remodelaciones de sus locales.