En medio del caos por un masivo apagón que tiene en la oscuridad a Venezuela desde hace tres días, el líder opositor Juan Guaidó anunció este domingo que pedirá al Parlamento declarar el “estado de alarma”, con el fin de solicitar ayuda internacional.

Ante la emergencia y el continuo silencio que ha guardado el gobierno acerca de la situación en los centros hospitalarios, Guaidó aseguró que 17 personas han muerto en centros médicos.

“Hay 17 muertos confirmados, 15 de ellos en Maturín, pero producto de la falta de comunicación no hemos podido monitorear 17 de los 40 hospitalesque normalmente se monitorean”, aseguró.

Foto de AFP

Sin luz, agua e incomunicados, los venezolanos enfrentan además la amenaza de que el apagón se prolongue indefinidamente. Según la ONG Codevida, por el corte energético, de los 17 muertos de los que se habla, han muerto al menos 15 pacientes renales que no pudieron recibir diálisis.

Los hospitales que tienen generadores de energía los usan para emergencias.

El país está paralizado con negocios cerrados y poco transporte, sin actividades laborales ni escolares. Entre la población, la preocupación aumenta porque la comida empieza a dañarse y el agua escasea, mientras largas filas se forman en estaciones de servicio ante el temor de que pronto falte el combustible.

La crisis energética se convirtió en el nuevo pulso por el poder entre Maduro y Guaidó.

Con información de AFP

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.